A cuanto la Uva...

Aquí los chavales participan desde el sitio o sobre el escenario; aprenden algún truco y me pillan “in fraganti” o, al menos, eso parece...

Descubrirán que la magia infantil no tiene porqué ser ñoña ni simple. El espectador adulto disfrutará tanto de las reacciones de los “peques” como de los propios efectos mágicos.

Juegos como “La niña electrocutada” o ”Al rescate del pañuelo”, son sólo parte de este espectáculo, tan apto para un teatro como para un patio escolar.

“Que las palabras mágicas os acompañen:
¿A cuánto la uva…balambambú?

volver arriba
Dejad que los niños se acerquen a mi

Dejad que los niños se arrimen a mi

Es un reto, un pulso que para su delirio, van ganando los niños durante todo el espectáculo. Finalmente, la ilusión triunfa; la suya y la mía.

Raudales de participación que hacen que el protagonismo de los que suben al escenario se transmita al resto del público.

Unos descubren su gran memoria, otros sus poderes psíquicos, algunos que pueden hacer magia, y yo descubro que alguien se ha olvidado de recoger a estas cuatro criaturas.

volver arriba
Me lo enseñó mi abuelo

Me los enseñó mi Abuelo

Al pasar unos días con mi abuelo descubro que es mago y le pido que me enseñe. Durante un paseo, encontramos en una tienda el anillo de una princesa de cuento y gracias a una flecha mágica, tras algunas vicisitudes, conseguimos hacernos con él.

Se trata de un espectáculo muy original en el que se combina magia, cuentos y globofléxia para crear un halo de ilusión y fantasía. Aunque es un espectáculo infantil, tiene también una lectura entrelineas, que lo hace muy divertido para el adulto

 

volver arriba

La Lavadora mágica

¡¡¡Un fallo terrible del mago!!! En lugar de Michelle, aparece en escena Doña Clotilde, una señora que estaba haciendo sus compras en el supermercado, y el espectáculo se complica.

El mago sale en busca de soluciones para arreglar la situación y deja sola a la pobre señora. Un charlatán la engaña vendiéndole una “Lavadora Mágica” y luego aparece Fransuá, un comerciante que la ayuda y le explica cómo tiene que hacer para que no le vuelva a ocurrir. Finalmente el mago reaparece para solucionar espectacularmente la situación.

 Se trata de un espectáculo mágico-teatral cargado de risas, sorpresas y participación del público, para educar de un modo lúdico en Consumo Responsable. 

 

volver arriba