MÁS CUENTITOS

  • 0

MÁS CUENTITOS

Category:Blog Tags : 

Aquí van tres pildoritas más:

El mago estaba tan acostumbrado a ver las caras de asombro en sus espectadores, que no sospechó que la anaconda se le venía encima.

El mago echó unos polvos mágicos y su amante, por si desaparecía, empezó a sacudirle con lo que tenía a mano.

El mago aventó aquellos trozos de papel mojado convirtiéndolos en una densa y poética nevada. Acabada la actuación, las mujeres de la limpieza lo abatieron en una justa venganza gremial.

Sísifo Benevá


Sobre el autor

Diego

Nací, crecí, amé, viví, soñé... sigo en ello y espero hacerlo mejor cada día -sin tener que madrugar a ser posible-.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.