ADOLESCENTES

  • 1

ADOLESCENTES

Category:Blog Tags : 

Ya de entrada, nos han vendido que el término viene de adolecer, carecer de algo y por lo poco que recuerdo de mis estudios, fue Gurruchaga -un magnífico profesor, pero de griego-, el que me explicó esta etimología latina que viene a significar “el que porta el fuego de la vida nueva”. Quien quiera una extensa explicación que la busque.

El problema es que se piensa en el adolescente como alguien que “sufre” transformaciones y no en alguien que las “vive” y tiene potencial para evolucionar. Tal vez por eso se tiende a sobreprotegerlos y llevarlos siempre tutelados, de la mano, “pobrecitos”. Lo que yo recuerdo de mi adolescencia es que quería ser tratado como un adulto, que me dieran responsabilidades pero que me dejaran hacerlo a mi manera.

Partiendo de esa base, cuando me toca hacer un espectáculo para ellos, pienso en adultos. Y es complicado saber cuando debes hacerlo, porque cuando te llaman, te dicen “para los chavales” y salvo el caso de un colegio, es muy difícil determinar a qué edades te vas a dirigir. Hace un par de sábados tuve una actuación en Tudela para la que no teníamos nada claro la edad del público que asistiría y por si acaso, me llevé dos maletas con diferentes espectáculos. Fue un acierto. Casi todo eran adolescentes y fue una gozada. Incluso le enviaron una nota de agradecimiento al representante, felicitándole por la actuación. Esto no me ocurre todos los días -ni a él por lo que me dijo- y aprovecho a decir, que no estaría mal que quienes programan vieran y valoraran los espectáculos que contratan.

En el Festival de Estepona el mes pasado también me ocurrió algo curioso actuando para  400/500 alumn@s de secundaria. Entre que los bajaban y ubicaban, se retrasó el comienzo y no sé si fue el jefe de estudios quien me dijo que acortara un poco, que no hiciera más de media hora pues tenían que salir al recreo y les podía dar algo si se perdían 5 minutos. El caso es que la cosa iba bien. Cuando empecé con el número del nudismo, la mayoría, empezando por los profesores miraban hacia atrás -a mi me hacía gracia pues pensaba que estaban escandalizados con el gag- y al final me contaron que lo que hacían era ver si llegaba el director con las aviesas intenciones de cortar la diversión. La actuación duró unos 70 minutos y se perdieron todo el recreo. Nadie se levantó y os aseguro que empezando por mi, lo pasamos estupendamente. No lo hice a mala idea, a fin de cuentas era lo que habían contratado y estábamos tan a gusto que aparte de que se me fue el tiempo volando, ¿porqué parar si nadie se levantaba para no perderse “ni 5 minutos de recreo”?.

Yo no soy educador, soy “entertainer” -entretenedor es un término que suena mal y hasta doloroso-, y mi relación con ellos es de una hora poco más o menos, así que no pretendo dar lecciones a quienes pasan con ellos mucho tiempo. No obstante, para los que estén perdidos en esa situación, recomiendo unos programas de la 4 que aunque no he visto mucho, me parecen geniales, a saber: “Supernani”, “SOS adolescentes” y hasta “El encantador de perros”, pues que yo sepa, aún somos animales -vale que unos lo seamos más que otros-.

En definitiva, creo que es un público estupendo si se le trata adecuadamente y ellos se dan la oportunidad. Pero creo que a veces les tenemos cierto miedo por no saber tratarlos. Yo, por si acaso, estoy entrenado para la lucha simultánea.


Sobre el autor

Diego

Nací, crecí, amé, viví, soñé... sigo en ello y espero hacerlo mejor cada día -sin tener que madrugar a ser posible-.

1 Comment

BEGO

enero 2, 2009a 6:11 pm

PUES SI

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.