COSAS QUE PASAN AL VOLVER A CASA

Como decía antes, uno de los placeres de Magialdia es volver a encontrar amigos y conocer a otros nuevos. Uno de los grandes descubrimientos de este año ha sido Shawn Farquhar un artista al que solo conocía por las revistas y videos. No es difícil, tiene premios de magia como para montar un museo, pero el mayor descubrimiento ha sido lo “buena gente” que es y afortunadamente ha habido ratos para compartir. En uno de ellos comentó una anécdota que le ocurrió en algún lugar que no alcanzo a recordar y que me gustó mucho, así que os la he escrito en forma de cuento con su permiso

GAJES DEL OFICIO

El mago le quitó el reloj, la cartera, y se sorprendió al palpar otra en el bolsillo interior del pecho. Pensó que el tío era un filón y cuando la sacaba ya en la punta de los dedos, el pardillo volvió a sorprenderle, esta vez con un manotazo y un retorcijón de brazo. Ya con la cara contra la pared vio aquella segunda cartera luciendo placa de comisario mientras le escuchaba ladrar “Te has equivocado conmigo chaval”

El organizador calmó la situación presentándolo como el artista contratado para el cóctel y el comisario aflojó la presa. Con la honra a salvo por sus rápidos reflejos, se ufanaba ante la audiencia de su entrenamiento y pericia “Intentar robarme a mi…”

El público reía al ver el revuelo resuelto y al pobre mago cazado, hasta que éste con el brazo colgando y disculpándose, le pidió al policía que sacara lo que tenía en el bolsillo de la americana. Ahora la audiencia estaba expectante.

La cara del comisario empezó a encarnarse al palpar su faltriquera vacía y se puso roja como el tomate cuando sacó su cartera del bolsillo del mago.
Aún sacó éste un reloj. “También es suyo” y las carcajadas estallaron por doquier. Tras aquello y a pesar del brazo dolorido, el éxito de su presentación fue grandioso.

11,10 de la mañana siguiente. De vuelta a casa, una sirena y las luces azules detuvieron su coche. Bajó la ventanilla y saludó al policía que se había acercado a la puerta “Buenos días agent… ¿¡COMISARIO!?”

Escribe un comentario