Archive for Febrero, 2010

MÁS MADERA

Martes, Febrero 23rd, 2010

Creo firmemente que los espectáculos de calle son positivos. Yo jugaba en la calle y allí se hacía la vida social, aunque salvo en fiestas era rarísimo encontrarte con una actuación. En las ciudades grandes había calles donde habitualmente podías ver artistas que a veces eran muy buenos, pero ahora los encuentras en mayor o menor medida en cualquier ciudad o barrio y ya no son sólo aquellos héroes pasando la gorra para ganarse la vida con su sueño. Con tantas peatonalizaciones toca “animar” la calle y algunos hacemos magia, infantil para más INRI. No estamos bien valorados en el mundo mágico pero creo que ejercemos en uno de los espacios más complicados y que dan más visibilidad a nuestro arte, pues aunque sea más bonito y cómodo trabajar en el teatro, aún nos queda mucho como colectivo para dar ése paso. Ya me gustaría ver a más de uno bregando con los mil y un motivos de distracción que pueden surgir fuera del respetuoso silencio que imponen esos templos del ARTE.

Es diferente, ya lo sé. Seguramente a mí me resultaría más difícil actuar en un teatro con foso que con el público cerca, pero supongo que es como acostumbrarse a lo bueno, que se consigue rápidamente y después no sabes qué hacer en una situación como la que tuvimos este pasado Domingo en Bilbao. Como andaban anunciando mal tiempo, tenía vistas las predicciones de la web y auguraban un 65% de probabilidades de lluvia, así que ya preveíamos que pudiera ser un viaje baldío, “Aunque yo si el público aguanta, actúo”, le decía a Julián que me iba a poner la música. Una vez allí montamos el tinglado intentando protegernos más del viento que de la lluvia que parecía respetarnos y nos ubicamos en una peatonal que confluía en la Pza. Aita Donosti. El grupo de danzas del barrio congregaba al público mientras acabábamos de prepararlo todo: pesos en cada pata de la carpa, vientos para que no se nos volara la carpa, el equipo, la actuación en sí… El viento pareció esperar a que empezáramos para convertirse en la galerna que acabó levantando en el aire la carpa -pena de fotos…- Me tiraba los trastos, me movía la mesa, tuvimos que bajar un bafle de su trípode porque parecía que lo tiraba…, pero el público seguía milagrosamente enganchado y curioso, aunque no sé muy bien si de mi magia o de cómo salía de aquella. Ellos aguantaban aunque a algunos ya les llamaban a comer y si lo hacían en un día frío, con viento de 40-50 km/hora y sentados en el suelo, ¿porqué no iba a seguir yo?. Cuando acabó la actuación y recogimos, empezamos a comentar que tal vez tendríamos que haber suspendido la actuación, que seguro que si, pero aunque no diera lo que suelo dar en condiciones normales me alegro de haberlo hecho, ¿o es que no estaba haciendo lo que me gusta y por lo que me pagan?. O parafraseando a los míticos LEÑO, “Voy aprendiendo el oficio, olvidando el porvenir, me quejo sólo de vicio. Maneras de vivir”. “No sé si estoy en lo cierto, lo cierto es que estoy aquí. Otros por menos se han muerto. Maneras de vivir”

LISA SIMPSON

Viernes, Febrero 19th, 2010

lisa-simpson

Ya llevaba unos días dándole vueltas a la amiga Lisa y hoy me he puesto a ello.

Os muestro una foto de costado para que se vea bien la cabeza, que no se percibe tan bien de frente -aunque los ojos saltones quedaban mejor en esa posición-.

También he tenido problemas con el vestido de globo, ya se sabe, estamos de rebajas y creo que mi Lisa tenía ganas de enseñar cacha. ¿Os gusta?

SINSENTIDO Definición - DIEGOPEDIA

Viernes, Febrero 19th, 2010

Siempre procuro -por razones obvias-, dar las mayores facilidades al cliente y adaptarme en la medida de lo posible a sus necesidades. A menudo me aterra el local donde se piensa hacer la actuación, la altura del escenario, o los actos que paralelamente se planean -como entregar regalos, dar una merienda, o la presencia durante el acto de Papá Nöel-, pues la experiencia me indica que son causas más que probables de desastre. Vale que para quien contrata lo importante son esos actos y mi actuación -o la de otros-, es lo “añadido” para dar algo más de empaque, pero dado que TODO cuesta un dinero / esfuerzo, digo yo que habrá que sacarle el mayor partido a cada cosa. Es por esto que me atrevo a aconsejar a quienes quieran organizar este tipo de actos, que se dejen guiar por los profesionales que contratan. Puede que Uds. organicen el acto todos los años, pero un buen profesional tiene cientos de experiencias  en la materia y puede evitarles algunos fallos garrafales.

A modo de ejemplo recuerdo una vez en la que a mitad de actuación las madres empezaron a repartir entre sus retoños un vaso de chocolate con bizcochos, y otras menos complacientes les gritaban a los suyos: “Ir a cogerlo, que se enfría”.

Tampoco estuvo mal aquella en que los Reyes Magos -siguiendo su agenda- asistieron a la actuación sentados en aparatosos sillones flanqueados por pajes y autoridades. Delante de ellos, en el suelo, un grupito de casi neonatos gateando por el escenario pues ni su GPS, ni el sentido común de sus progenitores les indicaba nada en contra. Detrás,  el resto de chavales junto al pueblo llano. Añádanle a esto el excesivo calor de la sala e imaginen a la sufrida monarquía cocida entre ropajes pelucas y moreno de bote, aguantando la justificada rabia del pueblo que no podía ver la actuación y les tiraba “indirectas”, pipas, papeles… Los monarcas acabaron cediendo a la presión popular -o directamente a sus instintos- y se bajaron al bar. Las autoridades casi en su totalidad les siguieron y el pueblo quedó así a merced de este mago sin pedigrí, que por fin pudo hacer lo que mejor sabe, en condiciones. Lo que no sé es si aquella noche repartieron sus regalos al díscolo populacho.