EL SIGNO DE LOS TIEMPOS

furgoDirán que sólo se les coge cariño a las personas y a los animales, pero yo la quería. Han sido muchas horas juntos. Casi 12 años, y 250.000 kilómetros los que nos hemos recorrido. Siendo verdad aquello de que se puede saber cómo es una persona por lo que tira a la basura, ella me debía conocer más que mi madre por la cantidad de cachivaches que llevaba y lo que le iba amontonando dentro. ¡Qué paciencia, qué profesionalidad!!. Me ha llevado, me ha traido, ha sido mi camerino y hasta mi cama con el colchón de 1.35 que albergaba. Hay tantas cosas que se quedan entre nosotros…

Hoy me siento traidor. No la he llevado al desguace, mi ignominia no llega a tanto, pero la he vendido. Cierto es que no a un desconocido sino a su ginecólogo, quien la cuidó durante años, quien le cambió las correas y el aceite… Hoy he vuelto a verla con una escusa que a él no le ha engañado. Ella me daba la espalda. Le habían quitado los logotipos y estaba más aseada que de costumbre. Como quien no quiere la cosa, me he acercado hasta ella y la he tocado, pero estaba fría… Creo que me miraba por el retrovisor pero no se ha inmutado… Tal vez ella lo comprenda mejor que yo… Tendré que pasar página

Escribe un comentario